METALIZADO

¿Qué es el proceso de metalizado de piezas?

En Simoga aplicamos esta técnica a gran cantidad de piezas de todos los tamaños y formas que nuestros clientes nos demanden. 

El proceso de metalizado consiste en el recubrimiento de la superficie de una pieza con un material metálico o cerámico que se deposita sobre ella en estado fundido o semifundido. Al aplicar una capa metálica, esta modifica las características del producto, mejorando así su composición y convirtiéndola, entre otras cosas, en una pieza mucho más resistente a golpes y a la corrosión y evita tratamientos anticorrosivos. 

granallado

Beneficios del proceso de metalizado de piezas

Desde Simoga recomendamos el proceso de metalizado a nuestros clientes, principalmente cuando queremos aumentar la durabilidad y resistencia de sus piezas, pero también tiene muchos otros beneficios: 

beneficios granallado

Aumento de la vida útil de la pieza por el aumento de la resistencia.

beneficios granallado

Permite la delimitación de áreas de actuación lo que da la posibilidad de aplicar el proceso de metalizado tan solo en una parte de la pieza donde se necesita.

beneficios granallado

El proceso de metalizado no requiere de altas temperaturas por lo que el riesgo de deformación de la pieza es muy bajo.

beneficios granallado

Ahorro en costes por la reparación de piezas defectuosas mediante el proceso de metalizado frente a la adquisición de una pieza nueva.

beneficios granallado

Aporta una protección anticorrosiva a las piezas 

¡Infórmate!

La técnica del metalizado de piezas

En Simoga trabajamos con la técnica de metalizado de piezas para obtener en cada trabajo que realizamos los mejores resultados.  Nuestra especialidad es el metalizado de piezas por proyección a alambre.

granallado de piezas simoga 1
granallado de piezas simoga 3
granallado de piezas simoga 4

Consigue un resultado de calidad

¿Necesitas un recubrimiento metalizado de calidad para tus piezas o quieres aumentar la vida útil de tus piezas? ¡Llámanos! 

Convierte tus piezas de plástico en piezas mucho más resistentes y duraderas.

Aplicaciones del proceso de metalización

Existen numerosas aplicaciones del proceso de metalización, algunas de ellas son: 

  • Protección anticorrosión evitando la oxidación de la pieza 
  • Recuperación dimensional, aumenta la vida útil de la pieza 
  • Protección contra abrasión y erosión 
  • Aislamiento térmico de la pieza ante altas temperaturas 
  • Protección contra desgaste friccional y por lo tanto se alarga la vida útil  

¿Tienes alguna duda?

Escríbenos, nos pondremos en contacto lo antes posible.

7 + 13 =